Ruth Núñez – “Ligo tan poco como Bea”

Fuente desconocida.

-¿Qué es lo que más te gusta de la personalidad de Bea?
Sus valores. Es leal, inocente, entregada a su trabajo, una excelente compañera y, por encima de todo, tiene muy buenos sentimientos.

-Algo tendrá de negativo…
Bueno, a veces su inocencia raya el extremo y llega a ser tonta. En cuanto al amor que siente por su jefe, Álvaro (Alejandro Tous), es un sentimiento que roza la locura y eso tampoco es bueno.

-¿Crees que habrá chicas que se identifiquen con el personaje?

No totalmente, pero yo creo que sí se han identificado con alguna de sus ‘caras’. A todos nos han puesto la zancadilla en el trabajo alguna vez o nos hemos enamorado de alguien que ni nos miraba. Además, seguro que más de una tiene un padre muy pesado.

-¿Significa que tú también has sufrido alguna decepción amorosa?

Claro, pero no ha sido nada traumático. La verdad es que soy muy enamoradiza.

-Esta novela recuerda al cuento de ‘El Patito Feo’. ¿Te gustaban estas historias cuando eras pequeña?

Me apasionaban y, en esto, sigo siendo una niña. Pero mi cuento favorito siempre ha sido ‘Los Siete Cabritillos’. Me divertía muchísimo cuando mis padres imitaban la voz del lobo de la historia para que fuese más creíble.

-¿Has tenido tu ‘momento Bea’?
Sí, en mi primer año en el instituto. Recuerdo que en esa época no me gustaba nada de mí: me corté mucho el pelo, lo que no me favorecía nada, y, además, estaba plana y llena de puntos negros, llevaba ortodoncia… en fin, un primor. Por otra parte, a mis 14 años era muy tímida; había estudiado en un colegio de monjas y tenía por compañeros de clase a chavales de 17 años que me sacan tres cabezas y que estaban de vuelta de todo. Al principio fue duro, pero lo superé.

-¿Qué tipo de estudiante has sido, la empollona, quizá?

No sé muy bien por qué, pero la gente me decía que era rara y borde. Pero sólo era al principio, porque después caía bien. En el instituto, sí era un poco empollona, pero nunca dejé de salir con mis amigos y divertirme.

-¿Tenías algún apodo?
No; yo era la que los ponía, aunque sin mala intención. Como me costaba recordar los nombres me resultaba más fácil llamar a alguien con un apelativo, cariñoso, por supuesto.

-Beatriz deja volar su imaginación con mucha facilidad. ¿Sufres tú el mismo ‘mal’?
He tenido que aprender a frenarme para no ‘echar a volar’, pero ahora estoy ejercitada para mantener los pies en la tierra.

-¿Y te manejas tan bien en internet como ella?
¡Qué va! La verdad es que me ponen un ordenador delante y no sé cómo encenderlo. Ni siquiera tengo internet en mi casa, pero reconozco que es muy útil.

-¿Siempre has querido ser actriz?
No. Hasta que llegué al instituto quería ser de todo: cocinera, psiquiatra, veterinaria, diplomática… Pero en 3º de BUP comencé a estudiar Teatro como asignatura y el profesor, que era maravilloso, me vio tan animada que me animó a ir a clases de interpretación. Así empecé.

-¿Quién te dio tu primera oportunidad profesional?

El director de cásting Luis San Narciso, que me contrató para un episodio de ‘Periodistas’. Luego he intervenido en varias series de televisión, como ‘Compañeros’, he hecho mucho teatro. Por supuesto, he procurado estudiar para estar más preparada en mi profesión.

-Tu personaje vive para el trabajo y el amor que siente por su jefe. ¿Cuál es el motor de tu vida?

Básicamente lo mismo.

-¿Consideras que la suerte te sonríe en ambos terrenos?
En el trabajo ahora estoy de ‘subidón’, porque, además de que ‘Yo Soy Bea’ está teniendo mucho éxito, mi personaje es muy bonito y yo llevaba un tiempo sin trabajar. En cuanto al amor , prefiero mantener el misterio.

-¿Podrías enamorarte de un chico como Álvaro?
No, jamás. Es un tarambana, infiel, remilgado…

-¿En qué suele fijarse Ruth?
Yo pienso que lo importante es la personalidad. En cuanto al físico, mis amigas me dicen que sólo tengo ojos para los guapos.

-¿Ligas mucho?
La verdad es que no. Bea y yo ligamos poco… (Risas)

-¿Qué sientes al saber que ‘Yo Soy Bea’ es la novela que más audiencia tiene en estos momentos?
La verdad es que ni lo pienso; me entero de lo bien que va porque me lo dicen los productores. Como las grabaciones apenas me permiten pisar la calle, no soy muy consciente de cómo lo está viviendo la gente. De todos modos, me alegro, ya que gracias al éxito que está teniendo podemos seguir trabajando y contar esta historia, que es lo que nos apetece.

-Se trata de tu primer papel protagonista. ¿Esperas que este trabajo te lance como actriz?
Sinceramente, por ahora sólo espero que la serie que estoy haciendo siga interesando al público.

Un cuestionario muy personal

Fecha y lugar de nacimiento:“El 7 de abril de 1979, en Madrid”.
Estado civil: “Soltera”.
¿Cómo te gusta vestir? “Depende del estado de ánimo, pero siempre voy cómoda”.
¿Hay algo que no te pondrías nunca? “No me niego a ponerme ningún tipo de prenda. Bueno, con el ajustado y mínimo traje que lleva la protagonista de ‘El quinto elemento’, no me veo”.
Y la bebida… “Coca-cola light”.
Tu plato favorito es…“La pasta con queso parmesano”.
Un vicio confesable: “Creo que ahora no es políticamente correcto decir esto, pero el tabaco. Fumo bastante”.
Tu película preferida: “Tengo muchas, pero si tengo que elegir, me quedo con ‘Memorias de África’, con Robert Redford”.