Ruth Núñez para el ABC: Mi personaje es muy agradecido, tiene muchos registros.

LETICIA COVADONGA

MADRID. Hoy, la serie preferida de los espectadores en la sobremesa, «Yo soy Bea», cumple 300 emisiones en Telecinco. Y sorpresa, Bea se enfrenta hoy a una situación muy difícil; una amenaza de cárcel por desfalco, lo que provocará drásticos cambios de planes en la redacción de Bulevar 21 y de su propio futuro.

-¿Qué ofrece a la audiencia su personaje, que es tan querido?

-No lo sé. Me encanta interpretar a Bea y creo que lo transmito. La audiencia lo nota. Los guiones también son buenísimos y tienen muchos cambios de humor.

-¿Se esperaba tanto éxito?

-No, en absoluto. Lo único que pedía cuando comenzamos a rodar era que nos dejaran contar la historia, y fíjese hasta dónde hemos llegado.

-Entonces, tenemos Bea para largo…

-No le puedo contestar.

-Dígame cómo es ella.

-Una luchadora nata.

-¿Y usted?

-Me identifico con Bea.

-¿Qué hay de Ruth en Bea?

-Interpreto a Bea, pero sobre todo soy yo en esas situaciones; no me cuesta mucho meterme en el papel.

-¿Qué es lo que le llamó la atención a la hora de aceptar el papel en la serie?

-Todo. El hecho en sí de hacerlo me encanta, el ritmo del rodaje… Mi personaje es muy agradecido porque tiene muchos cambios de registro, pasas del drama absoluto a la comedia, y eso es muy gratificante.

-España entera está pendiente de su relación de amor-odio con Don Álvaro (Alejandro Tous). ¿Cómo acabará la historia?

-Espero que acabe bien, rezo para que tenga un final feliz.

-¿Cuál ha sido el momento más agradable de la serie?

-No se lo creerá, pero lo cierto es que el momento que mejor me lo he pasado ha sido cuando Don Álvaro y yo nos queríamos. Todo era perfecto.

-Es el patito feo de la serie. ¿Se ha sentido alguna vez así en su vida personal?

-Sí, le pasa a todo el mundo. Siempre hay un momento en el que te has equivocado y has metido la pata.

-En la serie Bárbara (Norma Ruiz) es bastante cruel con usted. ¿Cree que sucede lo mismo en la vida real?

-No lo dudo, la realidad supera la ficción.

-¿Es muy duro un día de rodaje en la piel de Bea?

-Por supuesto, pero es que yo soy Bea las 24 horas del día.


Fuente:
periódico ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *